Últimas noticias

Consejos para el buen senderista

242 Visitas 0 Liked

Cada vez más gente huye de la ciudad y del estrés que conlleva la vida moderna para buscar la libertad que se siente al practicar deportes al aire libre. Con solo un buen material y muchas ganas podemos disfrutar de la naturaleza y reencontrarnos a nosotros mismos. El contacto con la naturaleza nos ofrece una serie de beneficios imposibles de encontrar en las ciudades. Pasar tiempo en la naturaleza nos hace sentir bien con nosotros mismos a nivel mental y sentimental, respetando siempre el entorno ecológico y disfrutando del camino, siempre buscando que el impacto ambiental sea el menor posible.

 El senderismo es la actividad más practicada en la naturaleza, cualquiera puede dar un paseo por el bosque, sus beneficios son impagables. Ya sea andando o corriendo nuestro cuerpo agradecerá este contacto con la naturaleza. Tenemos la enorme fortuna en España de poder disfrutar de una gran variedad de parajes naturales y de entornos fabulosos, muchas veces parques protegidos. Es nuestra obligación cuidar el entorno que nos rodea.

 Para que todos podamos seguir disfrutando y no nos empiecen a poner restricciones, tenemos que poner un cuidado extremo en que no quede ninguna huella de nuestro paso. Cualquier residuo que generemos debe ser guardado en bolsas para tirarlo más tarde. Todos debemos poner más cuidado en preservar los maravillosos espacios naturales que tenemos la fortuna de disfrutar. Con pequeñas acciones para proteger el medio ambiente estaremos dejando la mejor herencia.

  He aquí algunos consejos a tener en cuenta para que nuestra estancia en la montaña sea lo más agradable posible y para que futuros excursionistas también puedan disfrutarla:

Avisa antes de salir por donde vas a ir. Di siempre a un familiar o a un conocido cuáles son tus  planes, porque así, en caso de accidente o cualquier otro imprevisto, tu rescate o localización será más sencilla.

No hagas ruido. Generalmente se acude a la montaña en busca de paz, tranquilidad y sosiego, por lo que tus ruidos (radios, gritar, etc.) pueden molestar a los demás excursionistas y a la fauna.

No arranques nada, no te lleves nada. Mucha gente tiene la costumbre de arrancar flores, ramas o incluso de pisar pequeños animales sin saber que todos ellos tienen su función en la naturaleza. Respétalos.

Cuida el agua. Cuando llegues a una fuente o un arroyo, intenta no ensuciarlo. Hay quien incluso utiliza detergentes para limpiar sus utensilios de cocina. El agua es la fuente de la vida y un bien muy preciado.

No hagas fuego. Estamos hartos de oír las catástrofes que ocurren todos los veranos debido a los incendios. Para la práctica del senderismo no es necesario realizar fuego excepto en algún caso de emergencia.

Valora tu nivel. No te pongas metas muy duras si no estás seguro de poder conseguirlas. Además, recuerda que en la montaña no hay nada fácil.

Deja la montaña como te la has encontrado. No dejes basuras ni otros restos, aunque pienses que son biodegradables. Lleva contigo una bolsa de plástico donde poder recogerlos.

Vigila tus animales de compañía. Si llevas contigo un perro o cualquier otro animal, lo debes tener siempre bajo control para que no moleste a otros excursionistas —a los que no les tiene por qué gustar— ni asuste o dañe a otros animales del entorno.

En definitiva, el excursionismo es para disfrutar de la montaña y, respetando estas normas, si otro día volvemos a realizar esa misma excursión nos gustará encontrarnos todo como lo recordábamos. Déjalo como estaba y cuídalo como si fuese tuyo.

Categoría:: Montaña, Senderismo

Deja un comentario